jueves, 23 de febrero de 2012

¡Buenas noche felicidad!

Hoy me he dado cuenta de la suerte que tengo, he encontrado hace mucho tiempo a mi alma gemela, y no, no es mi pareja, es una amiga, AMIGA, me había dado cuenta, pero nunca como ahora. Sé que le gustan las mismas cosas que a mí, tal vez es bastante más guapa, más arriesgada, más alta, más borde, menos enfadica, está menos loca, pero al fin y al cabo, siempre sabe lo que decirme, como y cuando decírmelo, y es cierto, llegó por casualidad, y es una de las pocas personas que nunca se ha ido. Es orgullosa, como ella sola, con esto, quiero decir, que yo también lo soy, y es verdad que me siento mal dejándola tan bien, porque es como si me considerara lo mejor de este mundo, pero para mi ella, no se si es lo mejor, pero es de las mejores cosas que tengo, de las pocas personas que echo de menos la mayoría de las veces, de las pocas personas con las que no me hace falta hablar todos los días, pero que siempre sabré y sabrá que me quiere y que la quiero como siempre.