lunes, 26 de marzo de 2012

Mil lamentos en un solo suspiro.

Miedo, confusión, escalofríos, lágrimas sueltas, mil ideas recogidas en un solo segundo. Lamento que no haya pasado antes, lamento haber perdido el tiempo. La gente normal suele decir que es más fácil sonreirle a las lágrimas que mojan tu mejilla, pues yo, como no soy normal, las limpio con un golpe seco y no dejo que caiga ni una más, o al menos por el mismo motivo. No se si es una virtud o un defecto, pero es mío y de muy poca gente más, a si que, brindo por ello.