jueves, 29 de marzo de 2012

Yo estoy contigo, princesa.

Te aseguro que muchas veces el temor a fallar te impide jugar la partida. Normalmente sientes impotencia por miedos ajenos que te afectan. Lucha, sonríele a los problemas. Mándalos a tomar por culo. Siente eres más fuerte que nadie. No derrames lágrimas por la gente que no lo merece. Tú, con esa preciosa sonrisa, no debes esconderla por nada ni nadie. Ya te lo dije una vez, olvida lo que duele y conserva lo que tienes. Nunca nadie ha tenido el camino fácil. Pero sin estos baches no habría buenos momentos de verdad. A si que no te dejes caer. Y si has tirado la toalla, recójala y calla a la gente que habla de más con ella. Sé siempre feliz. Por lo menos, lucha por ello.